Arroz con tomate, mejillones, guisantes y zanahoria

numero de comensales 1
tiempo de preparacion 5
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Elaboración

  • Calienta el vasito de arroz en el micro durante 30 segundos y reserva.

  • Pica el tomate y mézclalo dentro de un bol con la zanahoria rallada, los guisantes, los mejillones sin cascara limpios y el arroz templado.

  • Aliña con aceite, vinagre y sal y sírvelo.

    En cuestión de cinco minutos en los fogones tendrás lista esta receta de arroz con tomate, mejillones, guisantes y zanahoria, la combinación perfecta para un plato único en el que puedes tener la fibra del arroz, el hierro de los mejillones y todos los nutrientes de los guisantes y las zanahorias. Gracias a todos estos ingredientes este plato te aportará energía a la vez que te producen sensación de saciedad. Puedes servirlo a modo de ensalada fría o ensalada templada, aunque también es muy fácil convertirlo en una receta caliente. 

    Si te apetece también puedes acompañarlo con una copita de vino blanco. Un albariño bien fresquito, o un Sauvignon Blanc puede quedar perfecto para este tipo de platos. Los toques afrutados del vino blanco te refrescarán en cada sorbo y harán de tu comida un momento especial.

    Este tipo de recetas son muy cómodas a la hora de preparar el tupper para el día después para comer en la oficina, pero también para esos días en los que no te apetece cocinar o no dispones de todo el tiempo que te gustaría para dedicar a hacer la comida, pero no quieres renunciar a comer rico y sano. Además, puedes servirlo caliente o a modo de ensalada, ya sea ensalada templada o fría. ¿Te apuntas a probar nuestra receta de hoy?

Verduras y mejillones, unión perfecta

Esta receta de arroz con mejillones, guisantes, zanahoria y tomate es el plato ideal si te apetece tomar un día una receta un poco más elaborada y quieres aprovechar los ingredientes que tienes en casa. Es fundamental que tengas a mano el Vasito de Arroz Redondo Brillante y algunas verduras en tu despensa o en tu frigorífico. Nosotros te proponemos que utilices guisantes, zanahorias y tomate porque combinan a la perfección con el arroz redondo y dan un toque exquisito a la receta pero, si en su lugar, quieres cambiar esta combinación e incluir otras variedades de verdura, ¡adelante y experimenta con otras opciones!

Plato saludable y equilibrado

Ya sabes, por otras ideas de recetas que te hemos propuesto en Brillante, como es, por ejemplo, el increíble cous cous con langostinos, que nosotros te planteamos platos deliciosos para que tú puedas disfrutar en casa de un rico manjar sin la necesidad de pasar horas y horas en la cocina. Pero, además de disfrutar, también queremos que te alimentes en base a recetas equilibradas y variadas que completen tu alimentación y la hagan rica en nutrientes, proteínas e hidratos de carbono.

En este sentido, la unión de ingredientes que te planteamos para elaborar esta receta es muy completa y variada, nutricionalmente hablando. El arroz, por su parte, es el ingrediente perfecto para mantener un equilibrio saludable en la dieta y aportar a nuestro organismo un chute de nutrientes y proteínas que pueden resultar especialmente beneficiosos. También es cierto que es importante medir las cantidades de comida y mantener una alimentación variada pero, sin lugar a dudas, el arroz debe formar parte de nuestra dieta.

Concretamente, los vasitos de arroz redondo que te ofrecemos desde Brillante están elaborados sin conservantes ni colorantes y preparados de forma que lo puedas degustar donde y cuando quieras, siempre que lo pases 30 segundos por el microondas ya que se trata de una ensalada. ¡Son todo ventajas!

Un truco Brillante; ¡la zanahoria!

¿Sabías que las zanahorias son uno de los vegetales con más antigüedad en su cultivo? Se trata de una planta que se domesticó hace más de 3.000 años en la zona que hoy conocemos como Afganistán. Sin embargo, por aquellos entonces las zanahorias solo tenían su característico color naranja por fuera. Al pelarlas y cortarla podías ver que su carne era de un (para nosotros) raro color morado. Existe la creencia que de que no sería hasta entrado el siglo XVII cuando se crearían las zanahorias de color naranja tanto por dentro como por fuera. Parece ser que este suceso tuvo lugar en Holanda y el motivo de dicha creación fue como regalo a la casa real de los Orange. 

Los elementos culpables del color tan característico de la zanahoria son los colorantes vegetales llamados betacarotenos y alfacarotenos que, además, son transformados por nuestro hígado en valiosa vitamina A. De hecho, la zanahoria en exceso puede darnos demasiada dosis de esta vitamina. Si es así, es posible que nuestro hígado no sea capaz de procesarla y que nuestra piel, en especial y concretamente las palmas de las manos, empiece a verse con un tono anaranjado o incluso tirando a amarillento. 

Sin embargo, como todo en su justa medida, la zanahoria es uno de los alimentos más beneficiosos para nuestro organismo. Su vitamina A actúa muy bien para prevenir enfermedades relacionadas con la vista, como la ceguera y las cataratas. Además, prácticamente el 80% de este vegetal es agua, por lo que son muy bajas en calorías y de fácil digestión, así como ayuda a mantener el buen tránsito intestinal. Otras de sus características nutricionales son su rica cantidad en fibra y su baja cantidad de sal. 

Las zanahorias se pueden consumir perfectamente crudas como, por ejemplo, elemento para dippear y como uno de los snacks más sanos que te puedes encontrar. Pero lo cierto es que si las sometes a cocinado sus propiedades se verán incrementadas, especialmente en forma de puré. 

Asimismo, se trata de un vegetal realmente versátil y que tiene una gran capacidad de adaptación a distintos platos, que van desde los salados a los dulces. Funciona muy bien para los purés y cremas, pero también como componente de ensaladas o guarnición para carnes o pescados, e incluso con revueltos. 

Una de las recetas dulces más aclamadas que puedes hacer con zanahoria es la famosa carrot cake o tarta de zanahoria. Esta receta se remonta a la Edad Media, cuando los edulcorantes no eran algo que proliferase en la cocina. Por lo tanto, para elaborar platos dulces se usaba tanto zanahoria como remolacha azucarera. Y es que la zanahoria te da un sinfín de posibilidades en la cocina. ¿Se te ocurre alguna más?

Ingredientes

  • 1 vasito de arroz Brillante Redondo
  • ½ zanahoria pelada
  • 1 tomate pelado
  • 20 g de guisantes cocidos
  • 5 mejillones al vapor
  • Aceite de oliva
  • Vinagre
  • Sal

Autor

Brillante Brillante Brillante, te lo pone fácil

También te puede gustar