Arroz meloso de espárragos

numero de comensales 4
tiempo de preparacion 45
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Elaboración

  • Preparamos todos los ingredientes para elaborar esta receta de arroz meloso de espárragos verdes.

  • Para el fondo de espárragos: doramos el ajo con 60 g de aceite, añadimos la cebolla en juliana y sal. Mientras, troceamos 100 g de espárragos, y los añadimos antes de que la cebolla tome color junto con el vino.

  • Dejamos evaporar el alcohol y agregamos el caldo. Cocinamos tapado 5 minutos desde que hierva y pasamos por un colador fino.

  • Para el arroz: poner 10 g de aceite en una cazuela, rehogar los tallos troceados del resto de espárragos y añadir 900 g del fondo anterior.

  • Cuando hierva, incorporar el arroz y dejar cocer 17 minutos.

  • Incorporar las puntas de los espárragos y dejar 1 minuto más.

  • Apartar del fuego, dejar reposar un par de minutos y servir esta deliciosa receta de arroz meloso de espárragos verdes.

Es el momento de que demuestres cuáles son tus habilidades en la cocina. Reúne todos los ingredientes y prepárate para seguir las indicaciones de Julio Fernández, un chef con Estrella Michelín que te dará la receta que necesitas para revolucionar tu hogar pero con las mayores facilidades. ¿A qué esperas para descubrir tu nuevo plato favorito? ¡Es el momento de usar Sabroz en tu arroz meloso de espárragos.

La cremosidad y el sabor de la huerta en tu plato más delicioso

Que no te engañen, siempre puedes innovar en tus recetas de la forma más fácil. Por ello, busca siempre nuevos platos con los que completar tu recetario personal e invita a tus amigos a degustar tus favoritos. La cocina es un placer que podemos compartir fácilmente, tan solo tienes que organizar una reunión en casa y echarás un buen rato. Las ocasiones se crean, así que no te detengas y sigue descubriendo nuevos platos.

Esta receta de arroz meloso de espárragos está deliciosa e incluye una de las verduras que más gustan y que mejor combinan con el arroz: los espárragos verdes. Una verdura que además es muy buena para mantener la línea ahora que ya hemos empezado todos con la operación bikini.

El arroz Sabroz ayuda a conseguir la textura cremosa, ideal del arroz meloso. Por otro lado, puedes elaborar tu propio caldo de verduras o comprarlo ya preparado. En menos de una hora puedes tener listo tu arroz meloso de espárragos y además verás que es muy sencillo de elaborar. Y si buscas otra idea original, prueba esta ensalada de arroz con aliño de mostaza. Riquísima.

Esta receta es perfecta para una comida o una cena y gusta a toda la familia. Anímate a preparar una receta sabrosa, rápida y muy sana: arroz meloso de espárragos.

Cómo preparar el mejor arroz meloso de espárragos

Esta receta no tiene ninguna dificultad, tan solo tienes que seguir las indicaciones que nos da el chef Julio Fernández y tendrás el resultado ideal, listo para servirse en un restaurante con estrella. No utilices las partes más duras del espárrago, el final del tallo, ya que puede resultar demasiado fibroso y molesto de comer. Por otro lado, no dudes en utilizar un buen caldo casero, que asegurará el éxito de tu receta. Si quieres obtener una textura más cremosa, ve añadiendo poco a poco el caldo para que se el arroz se vaya volviendo, poco a poco, meloso.

Un truco Brillante: ¡los espárragos!

Llenos de sabor y con mucho agua, los espárragos son unos vegetales que nos dan muchas alegrías en la cocina. Ya sea acompañando a un buen guiso de arroz o presentes en una paella, resultan un verdadero manjar en nuestras recetas. Su temporada de consumo ideal es entre los meses de marzo y mayo, momento en los que se encuentran en su mejor momento de maduración. Ya sea a la plancha o cocidos, nos dan muchas posibilidades en la cocina, por lo que no temas probarlos de diferentes formas.

Además, el espárrago apenas tiene calorías y te aportará un efecto diurético, así como algunas de las vitaminas necesarias para el correcto funcionamiento de nuestro organismo, como son la vitamina A y la vitamina B.

A diferencia del espárrago blanco, los espárragos verdes crecen a la luz del sol, por lo que la clorofila se activa y toman de ella su característico color verde. El consumo de espárragos se remonta a la Antigüedad, puesto que egipcios y griegos ya lo consumían. En concreto, en España, serían los romanos los encargados de introducir este cultivo, ya que debido a sus propiedades terapéuticas se convirtió en un alimento muy popular.

Sin embargo, con la caída del imperio romano también caería el consumo del espárrago y no sería hasta el siglo XIV cuando volvería a tener su auge, de nuevo influenciado por las propiedades medicinales que se le atribuían a esta verdura. Se convirtió, además, en uno de los alimentos favoritos de la burguesía de la época. 

Hasta prácticamente finales del siglo XIX la única variedad de espárragos que se comía eran los verdes, o espárragos trigueros, y sería entonces cuando se popularizó el cultivo de esta verdura bajo tierra, dando lugar a lo que conocemos como espárragos blancos.

Un truco para saber cuáles son los mejores espárragos a la hora de hacer la compra en el mercado o en la frutería es elegir aquellos ejemplares que tengan las puntas cerradas y que estén compactas. Además, el tallo debe ser firme y recto, que no se doble con demasiada facilidad. Si quieres que se conserven durante unas dos semanas en el frigorífico, lo que debes hacer es envolverlos en un paño húmedo y guardarlos dentro. Así tendrás tus espárragos trigueros frescos durante más tiempo y disponibles para todas tus recetas. Si los envuelves en plástico a penas durarán tres días.

Este alimento también permite la congelación, estado en el que pueden durar hasta un año. Debes tener cuidado en el proceso de congelación, que necesita de un escaldado previo para que el alimento resista lo máximo posible. Sin embargo, aun así puede ser que cuando los descongeles pierdan algo de firmeza. Por eso, lo mejor es que comas los espárragos cuanto antes.  

Ingredientes

  • Arroz Sabroz 250 g
  • Espárragos verdes frescos 200 g
  • Cebolla 30 g
  • Vino fino de Jerez 25 g
  • Agua o caldo de verduras 850 g
  • Ajo laminado 2 g
  • Aceite de oliva 70 g
  • Sal 10 g

Autor

Julio Fernández

También te puede gustar