Katsu de pollo: la auténtica receta japonesa

tiempo de cocinado 5-25 min
dificultad Medio
numero de comensales 2 personas
tiempo total 30 min
numero de comensales Oriental
coste estimado 10 €
Calorías por ración: 820 kcal

¿Alguna vez has probado el katsu de pollo, un plato japonés que combina la suavidad del pollo con el crujiente encanto del panko? Esta delicia, que trasciende las fronteras de Japón, es un ejemplo perfecto de cómo la cocina puede fusionar sabores y técnicas de manera magistral. En Arroz Brillante, valoramos la autenticidad y la calidad, y queremos compartir contigo cómo incorporar nuestro arroz Sabroz en esta receta tradicional, asegurando una experiencia culinaria completa y deliciosa.

El katsu de pollo no es solo un plato delicioso, sino también parte de una tradición rica y variada. Originario de Japón, donde el katsu se considera un plato de la suerte antes de pruebas importantes, su nombre deriva de ‘katsuretsu’, la versión japonesa de la milanesa. Aquí en Arroz Brillante, te enseñamos cómo preparar esta receta para que cada bocado sea un homenaje a la cocina japonesa.

Elaboración

  • Pochado de la cebolla y manzana

  • Comienza tu experiencia culinaria pochando una cebolla picada en una sartén con aceite de oliva caliente. Este proceso debe tomar unos cinco minutos, justo hasta que la cebolla se torne translúcida y suave, liberando todo su aroma dulce. Es fundamental no apresurarse en este paso para desarrollar los sabores base de la salsa.

    Una vez la cebolla esté pochada, añade una manzana verde rallada al sartén. La manzana no solo aporta un sutil toque de dulzura, sino que también contribuye a la textura de la salsa. Rehoga ambos ingredientes juntos durante unos minutos más para que se integren completamente y la manzana comience a suavizarse.

    Pochado de cebolla y manzana

  • Incorporación de especias y harina de avena

  • A continuación, añade mantequilla a la mezcla de cebolla y manzana y espera a que se derrita completamente. Una vez fundida, es el momento de incorporar las especias: una cucharadita de curry y una de garam masala. Estas especias deben tostarse ligeramente para liberar su máximo potencial aromático y sabor, lo que se logra manteniéndolas en el calor junto con la mantequilla fundida.

    Después de que las especias hayan impregnado su aroma, añade una cucharada de harina de avena. Este ingrediente actúa como un agente espesante que ayudará a darle cuerpo a la salsa. Revuelve constantemente para evitar que la harina se queme y para asegurar una mezcla homogénea y sin grumos.

    Es el momento de transformar la mezcla seca en una salsa rica y compleja. Añade lentamente 400 ml de caldo o agua mientras continúas revolviendo. Esto ayudará a integrar todos los ingredientes sin crear grumos. También es el momento perfecto para agregar salsa de soja, que aportará profundidad y un toque umami a la salsa.

    No olvides incluir el ajo y el jengibre fresco rallados en este punto, que infundirán un carácter picante y fresco esencial en muchas recetas asiáticas. La combinación de estos ingredientes debe cocinarse a fuego medio durante aproximadamente diez minutos o hasta que la salsa comience a espesar a tu gusto.

    Incorporación de especias y harina de avena

  • Preparación del pollo

  • Para el pollo, comienza con una pechuga entera, dividiéndola en dos filetes delgados. Esta técnica asegura que el pollo se cocine rápidamente y de manera uniforme. Una vez divididos, salpimenta ambos lados de los filetes para realzar su sabor natural antes de comenzar el empanado.

    El proceso de empanado es crucial para conseguir ese exterior crujiente tan característico del katsu. Pasa cada filete primero por harina, asegurándote de cubrirlo completamente, luego por huevo batido, y finalmente por panko. Asegúrate de que cada capa adhiera bien al pollo para garantizar un rebozado uniforme y crujiente.

    Preparación del pollo

  • Fritura del pollo

  • Una vez que el pollo está perfectamente empanado, es hora de freírlo. Calienta una cantidad generosa de aceite de oliva en una sartén a fuego medio-alto. El aceite debe estar suficientemente caliente para que el pollo chisporrotee al entrar en contacto, lo cual es esencial para conseguir una textura dorada y crujiente sin que el pollo absorba demasiado aceite.

    Fríe cada filete hasta que esté dorado y crujiente por ambos lados, lo que generalmente toma unos minutos por lado dependiendo del grosor. Es importante no amontonar los filetes en la sartén para evitar que se cocinen de manera desigual y para mantener la temperatura del aceite estable.

    Fritura del pollo

  • Preparación del arroz Sabroz

  • Para acompañar tu katsu de pollo, el arroz es esencial. Usa arroz tipo Sabroz, conocido por su grano redondo y su capacidad para mantenerse suelto y esponjoso una vez cocido. Comienza cocinando el arroz en una olla con agua hirviendo y un poco de sal, añadiendo un diente de ajo entero y un chorrito de aceite de oliva para enriquecer su sabor.

    Cuece el arroz a fuego lento hasta que esté tierno y haya absorbido casi todo el agua, lo cual suele tomar unos 18-20 minutos. Ante la duda, consulta el tiempo de cocción del arroz. El arroz Sabroz es ideal para este plato, ya que su textura y sabor neutros complementan perfectamente la rica y aromática salsa.

    Preparación del arroz Sabroz

  • Emplatado y presentación final

  • Para emplatar, coloca una base de arroz cocido en cada plato. Sobre el arroz, vierte una generosa cantidad de la salsa, creando una cama perfecta para recibir el pollo katsu. El arroz ayudará a absorber parte de la salsa, mezclando sus sabores de manera armoniosa en cada bocado.

    Coloca encima el pollo katsu recién frito y cortado en tiras o trozos manejables. Espolvorea un poco de sésamo tostado sobre el conjunto para añadir un toque de textura y sabor. Este plato no solo es visualmente atractivo, sino que cada componente – desde el arroz hasta el pollo crujiente y la salsa rica – trabaja en conjunto para ofrecer una experiencia gastronómica completa y deliciosa.

    Emplatado y presentación final

Conclusión

El katsu de pollo es más que un simple plato: es una experiencia culinaria que encapsula la esencia de la cocina japonesa con un toque personal. Siguiendo nuestros consejos y trucos, puedes llevar esta delicia a tu mesa, asegurando que cada bocado sea tan auténtico como delicioso.

Recuerda que con Arroz Brillante, cada plato que prepares llevará el sello de calidad y tradición que solo nuestra marca puede ofrecerte. ¡Anímate a probar esta receta y a explorar nuevas variantes para sorprender y deleitar a todos en casa!