Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra [Política de Cookies] Aceptar cookies
numero de comensales 4
tiempo de preparacion 60

Ingredientes

  • Espinas (huesos de rape, morralla, cabezas, etc) 600 g
  • Pescado de roca 600 g
  • Puerro 1
  • Zanahorias 2
  • Nabo 1
  • Cebolla grande ½
  • Ramas de apio 2
  • Dientes de ajo 3
  • Tomate 1
  • Perejil
  • Agua
  • Aceite de oliva

Sabemos que enfrentarse a un arroz puede ser todo un reto para aquellos que son inexpertos en la cocina. Sin embargo, aunque nunca te hayas enfrentado al desafío de hacer un plato complejo de arroz, más allá del típico arroz blanco o un salteado, la solución a tus problemas es muy simple. Poli Delicious nos da la clave para comenzar a hacer una paella maravillosa: el caldo casero. Sigue los pasos y alcanza el éxito con este truco.

Un buen caldo asegura el mejor sabor en tu paella

Para hacer un buen arroz es imprescindible un buen fondo o base, un caldo o fumet que refuerce y enriquezca el sabor de nuestra elaboración. En esta receta vamos a mostraros de forma sencilla y paso a paso, cómo hacer un caldo casero para paella. Un delicioso caldo de pescado, que una vez aprendidos los pasos y sustituyendo algunos ingredientes, nos permitirá adaptarlo y hacer un caldo de marisco; caldo de pollo o gallina; o caldo de verduras y hortalizas. El procedimiento será básicamente el mismo.

El caldo que haremos en esta ocasión será perfecto para realizar una paella de marisco, paella de pescado o paella mixta, o cualquier arroz marinero, ya sea caldoso, seco o meloso. Todo dependerá de la proporción de caldo y arroz. Los caldos o fumet son muy versátiles y nos pueden también servir para otro tipo de preparaciones, como por ejemplo sopas o cremas; o salsas para acompañar pescado, marisco, carne o verduras.

El caldo o fumet nos permite aprovechar al máximo los restos de alimentos de nuestra despensa. Se debe preparar con antelación ya que requiere de una hora o más de tiempo para guisarlo. Es conveniente usar una olla de gran capacidad para hacer una cantidad suficiente de caldo, que nos permita guardarlo y congelarlo en varios recipientes. Si no lo congelamos, es importante saber que este caldo casero para paella tiene una vida corta de máximo 3 días en el refrigerador.

  • Adapta la receta a tus gustos

Cocinar es un placer y no siempre todas las mezclas son de nuestro agrado. Si tienes verduras que te gusten más, utilízalas para elaborar el fumet de tu paella. ¿Qué te parece usar gambas o el caldo de los mejillones? Son muy buenas ideas que puedes adoptar para completar tu receta. Por otro lado, una base ideal para un caldo de verduras es el apio, el calabacín, el puerro y la calabaza. De hecho, si le echas un poco de hierbabuena, le dará un toque fresco final delicioso, que contrastará a la perfección con el sabor de tu arroz.

Y, recuerda, nunca escatimes en caldo. Mientras cocinamos la paella, el líquido va evaporándose a la vez que el arroz absorbe el caldo. Es posible que necesites echar un poco de más a la paellera para conseguir un toque más meloso. Eso sí, ten cuidado con las cantidades, ya que la paella es seca y no caldosa. Le irás pillando el truco. ¡Ah, y recuerda elegir el arroz perfecto para tu plato!

Elaboración

  • Preparar los ingredientes para elaborar este caldo casero para paella

  • Trocear las verduras y reservar.

  • Dentro de una amplia olla, dorar los huesos y espinas con un chorro de aceite de oliva.

  • Añadir las verduras y fondear el conjunto.

  • Cubrir con agua fría y dejar cocer a fuego bajo.

  • Despumar constantemente las impurezas que afloren a la superficie.

  • Dejar cocer a fuego muy bajo 20 minutos. Dejar enfriar y colar.

  • Verter el caldo en una jarrita y dejarlo a mano para utilizarlo en cualquier receta de paella.

También te puede gustar