Brochetas de langostinos y verduritas estilo oriental con arroz y chía

Calorías por 100g: 350 kcal

Elaboración

  • La comida no es infinita, aunque sí que lo es la cantidad de formas que hay de cocinarla o presentarla. Tantas, que según la que elijas puedes amar u odiar un plato.

    ¿Por qué te contamos esto? Porque seguro que has comido muchísimas veces arroz oriental con gambas, pero… ¿Lo habías hecho estando las gambas en brocheta sobre un lecho de arroz, verduras y chía? ¿Ves? La cosa cambia.

    Si quieres sorprender a pequeños y mayores con esta receta oriental convertida en un plato rápido, fácil y original, presta atención que te contamos cómo hacerlo.

    LOS LANGOSTINOS Y EL MARINADO

    En primer lugar, limpia los langostinos pero no del todo. Es decir, quítales la cabeza y la piel, pero déjales la cola. ¿Listo? Pues vamos con el marinado.

    Mezcla en un bol todos los ingredientes: la salsa de soja, el zumo de limón, el sirope de agave y el jengibre. Y una vez que esté todo, añade los langostinos al marinado, asegurándote de que estos se impregnen bien de la mezcla.

    Déjalo reposar durante 30 minutos en la nevera, mientras vamos preparando las verduras.

    Ingredientes brochetas de langostinos y verduritas estilo oriental

    LAS VERDURAS

    Para hacer esta receta de verduras al estilo oriental, te sugerimos que las cortes en tiras verticales lo más finas posible. ¿La cantidad? A tu gusto. ¿La preparación? Te la contamos:

    – Añade aceite al wok o la sartén y, una vez que esté bien caliente, echa la zanahoria y saltéala constantemente.

    – Pasados dos minutos, añade los pimientos verdes y rojos. Al igual que con la zanahoria, no dejes de saltear.

    – Pasados otros dos minutos, añade los tirabeques y los brotes de soja sin dejar de saltear.

    – Llegados a este punto, salpimienta al gusto. Un consejo: añade un poco del marinado de los langostinos para darle sabor.

    Ya tienes listas las verduras. Resérvalas mientras que continuamos con el siguiente paso.

    Ingredientes brochetas de langostinos y verduritas estilo oriental

    LAS BROCHETAS

    Si han pasado 30 minutos y has usado el marinado de los langostinos para las verduras, ya puedes formar las brochetas. Para ello solo tienes que ensartar los langostinos en las brochetas de madera previamente mojadas (de esta forma no se quemarán). Y si quieres que además de deliciosas te queden apetecibles y presentables, solo tienes que guiarte por la foto.

    A continuación, echa aceite a la sartén y una vez que esté bien caliente, añade las brochetas para cocinarlas a la plancha. Basta con dejar que se cocinen un minuto por cada lado.

    Por último, abre ligeramente el vasito de arroz integral y chía de Brillante e introdúcelo en el microondas durante 1 minuto. Cuando esté listo, emplatamos.

    Ingredientes brochetas de langostinos y verduritas estilo oriental

    EMPLATADO

    Vierte en un plato tu vasito de arroz integral y chía de Brillante y, justo al lado, coloca las verduras al wok. Completa y decora el plato poniendo encima las brochetas de langostinos. Te recomendamos que espolvorees un poco de cilantro fresco y ralles un poco de piel de limón sobre el plato final.

    ¡Y listo! Ya tienes una receta saludable sobre la mesa que apenas te ha llevado unos minutos hacerla y que seguramente te llevó menos aún comerla.

    ¡Buen provecho!

Trucos para ensartar las brochetas

Si piensas que ensartar una brocheta no tiene ninguna dificultad es porque, una de dos: eres más de comértelas que de prepararlas o ya conoces los trucos que vamos a revelarte a continuación. ¿A que estamos en lo cierto? Sea como sea, toma nota:

Si los palillos o brochetas son de madera, déjalos unos 20 minutos en remojo antes de usarlos. De esta forma, no se quemarán cuando vayas a asarlos (ya sea a la plancha, al fuego o a la brasa).

Si los palillos o brochetas son de hierro, engrásalos con aceite para que la carne, el pescado o las verduras no se queden adheridas durante el cocinado.

– Si lo que vas a ensartar en la brocheta son frutas o alimentos crudos, obviamente no necesitarás tener en cuenta ninguno de los consejos anteriores.

– Para que no se te resbalen durante el ensartado, te recomendamos que utilices media cebolla, media manzana, media patata o cualquier otro ingrediente de textura parecida que puedas colocar en la tabla boca abajo de forma que, cada vez que vayas a ensartar un ingrediente, claves ahí el palillo o la brocheta. Así evitarás pinchazos y resbalones.

¿Cómo incluir la chía en el menú?

Seguro que ya ha llegado a tus oídos lo beneficiosa que es la chía para el organismo, la cantidad de omega 3, proteínas, hierro, calcio y demás propiedades que tiene, pero… ¿Sabes cómo incluirla en tus comidas?

Al tratarse de una semilla procedente de América que hace relativamente poco que llegó a nuestras cocinas, todavía no es muy habitual en nuestra mesa. Por eso es normal que te preguntes si tienes que hervirla, asarla, si la puedes comer cruda, si añadirlas a ensaladas, a postres…

Pues bien, todas las opciones anteriores son correctas; la chía se puede comer cruda, cocida e incluso como harina.

Para ponértelo lo más fácil posible, aquí tienes algunas ideas de platos, menús o postres donde incluirla:

Pudin de chía. Rellena un recipiente que tenga tapadera de leche de coco, de soja, de almendra o de arroz y añade chía. Tápalo y déjalo enfriar durante la noche en la nevera. Al día siguiente estará listo para comer. Eso sí, añádele fruta o cereales para aportarle más sabor.

Batido de chía. Hidrata una cucharada de chía con agua y, pasados unos minutos, añádela a tu smoothie de fruta.

Yogur con chía. Basta con que añadas una cucharada de semillas de chía a tu yogur favorito. No es necesario que la hidrates o hiervas antes.

– Repostería con chía. Puedes incluirlas en la elaboración de galletas de trigo, galletas de avena, magdalenas, bizcochos, etc.

Ensaladas con chía. Da un toque saludable a tus ensaladas espolvoreando una cucharadita de chía sobre ellas.

Una vez que comiences a incluirla en tus menús, verás como las posibilidades son prácticamente infinitas.