BrillanteRecetasRecetas con aguacate y arrozBuddha bowl de salmón ahumado, arroz integral con quinoa y aliño de tahini

Buddha bowl de salmón ahumado, arroz integral con quinoa y aliño de tahini

530 cal/ración

Por Núria Bartolomé

Ingredientes

Una receta de...

Núria Bartolomé

¿Qué es tahini y qué propiedades tiene?

El tahini o la tahina es una pasta hecha a partir de semillas de sésamo molidas que se utiliza frecuentemente en la cocina de Oriente Medio.

Una de sus recetas más conocidas es la que, además de pasta de sésamo molido, lleva sal, ajo, jugo de limón, perejil y comino.

La tahina está presente en platos tan conocidos como el hummus, el baba ganush, el faláfel o el shawarma. Es decir, que no solo se utiliza como salsa o aliño, sino también como ingrediente que da sabor a guisos, cremas, sopas, ensaladas o postres. Además, también es habitual encontrarla sola para untar con pan de pita.

Hay dos tipos de tahini, el blanco, que se hace triturando semillas de sésamo blancas crudas; y el marrón, que también se hace con semillas de sésamo blancas, pero recién tostadas, lo que le aporta más sabor y aroma.

Son precisamente estas semillas de sésamo las que son una fuente de ácidos grasos esenciales, sobre todo omega 6 y omega 9, lo que las convierte en un alimento ideal para el corazón.

Contiene además vitaminas del grupo B, básicas para el correcto funcionamiento del sistema nervioso; y es rica en cantidad de minerales, especialmente en calcio, hierro, magnesio, zinc y fósforo.

También es rica en proteínas, fibra alimentaria y contiene fitoesteroles, unas sustancias que consiguen mantener a raya el colesterol.

¿Cómo hacer salmón ahumado en casa?

Si te encanta el salmón ahumado pero no tanto el precio que ha adquirido últimamente en el supermercado, estás de suerte, porque te vamos a contar cómo hacer tu propio salmón ahumado en casa. Toma nota:

Lava tu lomo de salmón bajo un chorro de agua a presión durante un buen rato, a continuación, sécalo con papel de cocina.

Prepara en un tupper un lecho bien grueso de sal ahumada y coloca encima el lomo de salmón. A continuación, vuelve a cubrirlo con bastante sal ahumada, hasta que quede completamente cubierto.

Pon peso sobre tu salmón en sal, de forma que se impregne lo máximo posible. Ahora ciérralo con su tapadera o, en su defecto, con un papel film con el fin de que quede bien sellado. Una vez hecho esto, guárdalo en la nevera durante 48 horas.

Pasado este tiempo, verás cómo se ha vuelto rojizo y  ha perdido mucho liquido. Ha llegado el momento de que lo saques de su ‘entierro salado’ para volver a limpiarlo bien bajo un chorro de agua. Una vez hecho esto, sécalo de nuevo con papel de cocina, envuélvelo en papel film, ponlo en un tupper nuevo con tapadera y vuelve a dejarlo en la nevera otras 48 horas.

Y ahora sí, cuando pasen dos días más (cuatro en total)  tu lomo de salmón ‘ahumado’, o más bien dicho, salado, ya está listo para comer. Solo falta que lo cortes en lonchas finas, tal y como viene en los paquetes del supermercado. ¡Y listo!

Valora esta receta

Anónimo
Anónimo
Anónimo
Anónimo
Anónimo
Anónimo

Una receta de...

Núria Bartolomé

Si te ha gustado esta receta, te gustará

Artículos relacionados

Hoy en portada

arroz con leche de almendra
0,0

90

4

Arroz con leche de almendra, receta sencilla y sabrosa. Aprende a preparar este postre tradicional. ¡Haz clic aquí!