BrillanteRecetasRecetas de arrozCómo preparar risotto ai funghi: receta tradicional italiana

Cómo preparar risotto ai funghi: receta tradicional italiana

5' - 45'
55'
Medio
5' - 45'
55'
Medio
2
796 cal/ración
5€
Italiana

Por Sofía Cruz (@sofiatecocinaa)

¿Te has preguntado alguna vez cómo conseguir un risotto tan delicioso como el que sirven en los mejores restaurantes italianos? Con esta receta de risotto ai funghi, te vamos a mostrar cómo lograrlo en la comodidad de tu casa, sin necesidad de pasar largas horas en la cocina. El secreto está en la combinación de ingredientes frescos y de calidad, y en el uso de Arroz Sabroz de Brillante, que garantiza una cocción perfecta y una textura cremosa en cada bocado.

En solo cuarenta y cinco minutos, podrás disfrutar de un plato que combina la cremosidad del arroz con el sabor intenso de los champiñones y el toque distintivo del parmesano. Esta receta es ideal para profesionales jóvenes y familias activas que buscan una opción de comida rápida y nutritiva, sin sacrificar el sabor ni la autenticidad de la cocina italiana. Así que, ¿por qué no deleitar a tu familia o amigos con este exquisito risotto?

Lista de ingredientes básicos

Para preparar un auténtico risotto ai funghi, es fundamental contar con los ingredientes adecuados que aseguren un resultado sabroso y de calidad. La base de esta receta incluye elementos clave como el arroz, las chalotas o cebollas, los ajos, los champiñones, el vino blanco, la mantequilla, el caldo de pollo y el queso parmesano. Cada uno de estos ingredientes contribuye a la textura y sabor distintivos del risotto. Utilizar Arroz Sabroz de Brillante es esencial, ya que es un arroz especial que mantiene su textura perfecta durante la cocción, garantizando un risotto cremoso y delicioso.

Ingredientes opcionales y variantes

Aunque la receta básica del risotto ai funghi es deliciosa tal cual, existen varios ingredientes opcionales que puedes añadir para personalizar y enriquecer el plato. Por ejemplo, algunos chefs optan por agregar un poco de crema de leche al final de la cocción para lograr una textura aún más cremosa. También puedes incorporar hierbas frescas como tomillo o perejil, que aportan un toque de frescura y realzan los sabores de los champiñones.

Otra opción interesante es experimentar con diferentes tipos de setas. Además de los champiñones comunes, puedes utilizar setas shiitake o portobello para un sabor más profundo y complejo. Para quienes disfrutan de un toque de lujo, la incorporación de trufas o aceite de trufa puede transformar este risotto en un plato digno de una cena gourmet.

Consejos para la selección de setas

La elección de las setas es crucial para el éxito de tu risotto ai funghi. Es importante seleccionar setas frescas y de calidad. Los champiñones deben estar firmes, sin manchas oscuras ni signos de humedad excesiva, ya que estos indicios pueden señalar que están pasados de frescura. Opta por setas de cultivo local si es posible, ya que suelen tener un mejor sabor y textura que las que han sido transportadas largas distancias.

Para los aficionados a las setas silvestres, es esencial asegurarse de que sean comestibles y adecuadas para la cocina. Las setas porcini secas son una excelente opción que puedes rehidratar en agua caliente y añadir al risotto, aportando un sabor profundo y terroso. Si decides utilizar setas secas, no olvides utilizar el agua de hidratación en la cocción, ya que contiene gran parte del sabor umami característico de las setas.

Alternativas para ingredientes específicos

Si no tienes a mano alguno de los ingredientes básicos, existen varias alternativas que puedes considerar sin comprometer la calidad de tu risotto ai funghi. Por ejemplo, si no encuentras chalotas, puedes sustituirlas por cebolla blanca o amarilla, que aportan un sabor similar aunque ligeramente más dulce. Del mismo modo, si no dispones de vino blanco, un chorrito de vinagre de manzana o de vino blanco diluido en agua puede servir como sustituto.

Para aquellos que prefieren evitar el uso de productos de origen animal, se puede utilizar un caldo de verduras en lugar del caldo de pollo, y margarina vegana en lugar de mantequilla. El queso parmesano se puede sustituir por una versión vegana o por levadura nutricional, que aporta un sabor umami similar y mantiene la receta apta para dietas vegetarianas o veganas.

Ingredientes

Una receta de...

Sofía Cruz (@sofiatecocinaa)

Periodista experta en redes sociales y comunicación gastronómica. La cocina tradicional me apasiona, sobre todo la de mi tierra, aunque me encanta experimentar y probar con platos de todo tipo de culturas. Sofía Cruz

Vídeo

Elaboración

  • Para preparar un auténtico risotto ai funghi, primero debemos asegurarnos de tener a mano todos los ingredientes listos y bien preparados para poder seguir los pasos de la receta sin interrupciones. Necesitaremos tres chalotas o cebollas finamente picadas, seis dientes de ajo, cuatro o cinco champiñones frescos cortados en láminas, medio vaso de vino blanco, cuatro cucharadas de mantequilla, una taza de Arroz Sabroz de Brillante, dos tazas de caldo de pollo y queso parmesano al gusto. Cada uno de estos ingredientes juega un papel crucial en el desarrollo del sabor y la textura de este delicioso plato.

    Si utilizamos champiñones frescos, es fundamental lavar y cortar adecuadamente los champiñones para obtener la mejor textura en nuestro risotto ai funghi. Los champiñones deben cortarse en láminas finas para que se cocinen de manera uniforme y liberen todo su sabor. Sin embargo, si usamos funghi porcini secos, es necesario hidratarlos previamente en agua tibia durante unos treinta minutos. El agua resultante de esta hidratación se puede incorporar al caldo para intensificar aún más el sabor del risotto. El ajo, en cambio, debe picarse en cuadraditos pequeños para que se integre bien en el sofrito.

    Otro punto que deberemos tener listo es el caldo, que es la base de cualquier buen risotto, y en nuestro risotto ai funghi no es la excepción. Comenzamos preparando un caldo de pollo que será el líquido principal utilizado en la cocción del arroz. Para ello, llevamos a ebullición dos tazas de agua con algunos trozos de pollo y vegetales como zanahoria y apio, y dejamos hervir a fuego lento durante al menos treinta minutos. Este caldo le dará a nuestro risotto una profundidad de sabor que será difícil de igualar con cualquier otro líquido. Si lo preferimos, también podemos utilizar caldo precocinado o preparar un caldo de verduras para que este plato sea apto para quienes siguen una dieta vegetariana o vegana.

  • 3 - Sofrito

    Para iniciar el sofrito, calentamos en una sartén tres cucharadas de mantequilla a fuego medio. Añadimos las chalotas o cebollas picadas y los ajos, y los dejamos sofreír hasta que estén transparentes. Este proceso es crucial, ya que permite que los sabores de la cebolla y el ajo se mezclen perfectamente con la mantequilla, formando una base aromática ideal para el risotto.

    Una vez que las chalotas y los ajos están bien cocidos, es el momento de añadir los champiñones. Este paso es esencial para que el sabor de los champiñones se infunda en la base del sofrito. Además, los champiñones aportan una textura agradable que contrasta con la cremosidad del risotto.

  • 4 - Nacarado del arroz

    Ahora añadimos el arroz Sabroz de Brillante a la sartén y lo dejamos tostar ligeramente, revolviendo constantemente para evitar que se queme. Este proceso se conoce como nacarado del arroz, y es fundamental para que el arroz libere el almidón necesario para obtener la cremosidad característica del risotto.

    A continuación, añadimos medio vaso de vino blanco y dejamos que se reduzca por completo, lo que le dará un toque ácido y equilibrará los sabores del plato.

  • 5 - Cocción del arroz en el caldo

    Con el vino ya reducido, comenzamos a añadir el caldo de pollo caliente al arroz, una taza a la vez, asegurándonos de que el arroz absorba el líquido antes de agregar más.

    Este proceso debe repetirse durante unos veinte minutos, permitiendo que el arroz se cocine de manera uniforme y adquiera la textura cremosa que buscamos.

  • 6 - Incorporación del queso y mantecado final del risotto

    El último paso en la preparación de nuestro risotto ai funghi es el mantecado, un proceso que consiste en añadir una última cucharada de mantequilla y un poco más de queso parmesano al risotto justo antes de servir. Cuando el arroz esté casi cocido, añadimos el queso parmesano rallado al gusto, lo que no solo aporta sabor sino también una capa extra de cremosidad. Este paso se realiza fuera del fuego y es crucial para darle al risotto una textura aún más suave y cremosa. Mezclamos todo bien para que la mantequilla y el queso se integren completamente con el arroz.

    Finalmente, servimos el risotto en platos individuales y lo decoramos con los champiñones salteados que habíamos reservado. Este toque final no solo añade un atractivo visual al plato, sino que también intensifica el sabor a setas en cada bocado. Ahora solo queda disfrutar de este delicioso risotto, un plato que combina la comodidad de un arroz fácil de preparar con la sofisticación de la cocina italiana.

Conclusión

Preparar un risotto ai funghi no solo es una forma deliciosa de disfrutar de un plato tradicional italiano, sino también una excelente oportunidad para experimentar en la cocina con diferentes ingredientes y técnicas.

Con los consejos y trucos que hemos compartido, podrás lograr un risotto cremoso y lleno de sabor que seguramente impresionará a tus comensales. Utilizar ingredientes de calidad y seguir los pasos adecuados te permitirá disfrutar de un risotto perfecto en cualquier ocasión.

Valora esta receta

Anónimo

Una receta de...

Sofía Cruz (@sofiatecocinaa)

Periodista experta en redes sociales y comunicación gastronómica. La cocina tradicional me apasiona, sobre todo la de mi tierra, aunque me encanta experimentar y probar con platos de todo tipo de culturas. Sofía Cruz

Si te ha gustado esta receta, te gustará

Artículos relacionados

Hoy en portada

arroz con leche de almendra
0,0

90

4

Arroz con leche de almendra, receta sencilla y sabrosa. Aprende a preparar este postre tradicional. ¡Haz clic aquí!