Brochetas de pollo con arroz basmati

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Elaboración

  • Aunque el uso de brochetas para cocinar sea casi tan antiguo como el ser humano,  el cuchillo y el tenedor se han abierto hueco a lo grande y ya apenas usamos estos pinchos en la mesa. Hoy los recuperamos en esta receta sencilla y saludable con la que sorprenderás a grandes y pequeños a partes iguales.

    Te contamos a continuación cómo cocinar unas riquísimas brochetas de pollo con arroz basmati de Brillante. Echa un vistazo:

    Ingredientes de brochetas de pollo con arroz Basmati

    Limpia la pechuga de pollo y córtala en cubos del mismo tamaño. Lo ideal es que los trozos sean tamaño bocado.

    A continuación, prepara el macerado mezclando el zumo de piña, el sirope de agave, el ajo rallado y la mostaza. Añade todos estos ingredientes al recipiente donde tienes los dados de pollo y mézclalo todo bien.

    Una vez que hayas embadurnado bien la carne, tapa el recipiente con papel film y déjalo macerar al menos una hora en el frigorífico. De esta forma, la carne adquirirá todos los sabores.

    Mientras se macera el pollo, corta las verduras y la piña en cuadraditos, a ser posible del mismo tamaño que los dados de pollo.

    Con el pollo marinado y las verduras y la piña cortados, llega la hora de montar las brochetas a tu gusto. Nuestra sugerencia: ensarta un trozo de piña, un trozo de pimiento verde, de pimiento rojo, de cebolla y un dado de pollo. Repite el proceso hasta rellenar la brocheta. Ahora salpimienta. 

    Brochetas de pollo con arroz Basmati

    Cocina las brochetas en una plancha o sartén con aceite bien caliente. Tendrás que ir dándoles la vuelta a medida que se van dorando por los lados para que se cocinen uniformemente. También puedes cocinarlas al horno o a la barbacoa.

    Por último, prepara el arroz en 1 minuto. Para ello, abre ligeramente el vasito de arroz basmati e introdúcelo en el microondas. En tan solo 1 minuto estará listo para que emplates junto con las brochetas de pollo. ¿Un consejo de última hora? No tires el caldo del marinado, si lo añades al plato puedes darle un plus de sabor.

    ¡Buen provecho!

Consejos sobre el marinado

El marinado es una técnica muy antigua que se empleaba para conservar los alimentos; mientras que hoy en día se utiliza más para perfumar y reforzar ciertos sabores.

Consiste en poner carnes y pescados (a veces también verduras) en remojo en un líquido aromático y bien condimentado, como es el caso de el zumo de piña, el sirope de agave, el ajo rallado y la mostaza que estamos usando en esta receta. Su objetivo es el de ablandar carnes, suavizar sabores fuertes y lo dicho, aromatizar antes de cocinar.

Puede tener diferentes nombres según el ingrediente principal del líquido sobre el que se sumerja. Por ejemplo:

– En vinagre: escabeche.
– En zumo de limón u otro medio ácido: cebiche.
– En vinagre y pimentón: adobo.

El marinado se puede llevar a cabo dentro o fuera del frigorífico. Es importante saber que a mayor temperatura, menor tiempo de marinado; es decir, que los marinados a temperatura ambiente se realizan en menor tiempo que los refrigerados.

Así mismo, es importante tener en cuenta el tamaño de las piezas a marinar. Cuanto menor sean los trozos, mayor será la absorción y por tanto, menor el tiempo de marinado.

Las brochetas y sus orígenes

Aunque hoy en día no haya demasiados platos en los que incluyamos las brochetas, ¿sabías que este instrumento es uno de los que el ser humano lleva más años utilizando para comer?

En concreto, el uso de las brochetas se remonta a los orígenes de la evolución, ya que fueron los neardentales quienes se sirvieron de ellas por primera vez para llevarse a la boca un pedazo de comida cocinada y sabrosa.

Las primeras evidencias del uso de la brocheta se remontan a la prehistoria, en pleno Paleolítico Inferior. Allá por el 300.000 a.C., en Schöningen, una ciudad alemana, se descubrió un palo con la punta quemada que fue empleado para cocinar carne al fuego. Y no fue el único.

Hasta el propio Homero, en su Ilíada (escrito en el siglo VIII a. C.) ya hacía alusión a trozos de carne asados en asadores o brochetas. Y como él, tantos otros autores que narraban con cotidianidad el uso de palos para cocinar fácilmente carnes, pescados, etc.

El caso es que, colocar pedazos de alimentos en un palillo y poner este al fuego, se antojó desde muy pronto como un método sencillo y eficaz de degustar alimentos cocinados. Y claro, como no podía ser de otra forma, esta práctica tan lógica se hizo común alrededor de todo el mundo.

En la actualidad, podemos encontrar brochetas o pinchos de todo tipo:

– Satay (cocina asiática)
– Espetada (Portugal y España)
– Pincho moruno (España)
– Anticucho (Perú)
– Spiedino (Italia)
– Shashlik (Rusia)
– Shish kebab (Turquía)
– Shish taouk (Líbano)
– Souvlaki (Grecia)
– Y un largo etcétera…

Como verás, la brocheta es casi tan antigua como el fuego. Sin embargo, con esta receta que te proponemos con los vasitos de arroz Brillante, conseguirás sorprender a cualquiera que se siente en tu mesa. ¿Te atreves a intentarlo?

Ingredientes

  • 1 Vasito de arroz basmati Brillante
  • 1 pechuga de pollo entera
  • ½ pimiento rojo
  • ½ pimiento verde
  • 1 cebolla morada
  • 1 rodaja de piña natural
  • 150 ml zumo de piña
  • 2 cs sirope de agave
  • 1 cp mostaza en grano
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal y pimienta

Autor

Brillante Brillante

También te puede gustar

*campo requerido

Puedes cambiar de opinión en cualquier momento haciendo clic en el enlace de cancelar la suscripción que hay en el pie de página de cualquier correo electrónico que recibas de nuestra parte, o poniéndote en contacto con nosotros mediante el email novedades@brillante.es. Trataremos tu información con respeto. Para obtener más información acerca de nuestras prácticas de privacidad, visita esta página.

En Brillante, utilizamos Mailchimp como plataforma de marketing. Haciendo clic en "Suscribirme", entiendes y aceptas que tus datos se procesarán en servidores gestionados por Mailchimp. Lee aquí sobre las políticas de privacidad de Mailchimp.