Arroz con salmón ahumado, cangrejo y eneldo

numero de comensales 4
tiempo de preparacion 25
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)

Elaboración

  • ingredientes para Arroz con salmón ahumado, cangrejo y eneldo
    Para este plato, primero cocemos el arroz en agua con sal. Como si fuésemos a hacer un arroz blanco normal y corriente.

    Una vez que el arroz esté hervido y listo, lo dejaremos enfriar un poco, lo escurrimos si es necesario y reservamos aparte.
    cocemos el arroz
    Una vez que tengamos el arroz frío, le incorporaremos el salmón ahumado y los palitos de cangrejo, previamente cortados.

    Añadimos el eneldo, una de las especias que mejor combinan con el salmón en todas sus variedades. Aliñamos con aceite, sal y vinagre al gusto.
    añadimos el salmón cortado a tirasañadimos los palitos de cangrejo
    Aliñamos con el vinagre y aceiteañadimos el eneldo

    Removemos y ya tenemos listo nuestro plato frío de arroz con salmón ahumado, cangrejo y eneldo, ideal para servir a modo de ensalada en los días de verano de mucho calor en los que necesitamos un chute extra de energía.

Trucos y recomendaciones

¿Crees que no se te da muy bien la cocina? ¡Con Arroz Brillante Sabroz ya no tienes excusa! Podrás elaborar recetas tan deliciosas como esta con unos pasos muy sencillos. En este caso te proponemos utilizar salmón ahumado y palitos de cangrejo en tu receta, pero puedes combinar otros ingredientes a tu gusto. Por ejemplo, puedes aprovechar algunos de los ingredientes que tengas en tu despensa, o los que te hayan sobrado de una receta anterior. Si no tienes salmón ahumado, utiliza atún en conserva. Todo un mundo de posibilidades para crear recetas fáciles y sabrosas con una base tan saludable y saciante como es el arroz.

Con la llegada del buen tiempo nos apetecen recetas sencillas y refrescantes; que no nos lleven mucho tiempo en la cocina, pero que nos hagan disfrutar de la comida y de una dieta equilibrada. Las ensaladas de arroz como esta son perfecta para estos momentos, pero si buscas algo más de inspiración para tus platos, te dejamos con esta receta de Arroz con piña. Un plato original con un toque exótico para sorprender a tus invitados.

Cómo preparar un arroz blanco de diez

Si bien es cierto que este plato constituye uno de los más sencillos, rápidos y fáciles de cocinar de nuestro recetario, también lo es que muy a menudo es tan factible hacer bien un arroz blanco, como posible hacerlo mal. Por eso os dejamos algunos tips para que tu arroz blanco quede perfecto para combinarlo con el salmón ahumado y los palitos de cangrejo.

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta, como en casi todas las partes de la cocina, es medir las cantidades correctas. Recuerda que a la hora de cocinar arroz blanco la proporción de agua en relación al arroz que debemos usar es la de dos tazas de agua por cada una de arroz. También podemos calcular la cantidad por comensal con esta misma taza. Una taza, un comensal.

Pero si sobra, tampoco pasa nada. El arroz es uno de los alimentos que pueden conservarse en la nevera y aguantar varios días, por lo que podemos aprovecharlo para otro tipo de recetas. Además, se aconseja en una dieta sana y equilibrada consumir arroz entre dos y cuatro veces por semana, especialmente en las personas que sufren hipertensión dado que es un alimento bajo en sodio (eso sí, sin añadirle a este cereal mucha sal). También es beneficioso para las personas con hipertensión, aunque en este caso es más recomendable el consumo de arroz en su variante integral.

La receta básica del arroz blanco es simplemente el arroz hervido en agua con sal y un chorrito de aceite, aunque hay a quien le gusta sofreír primero un diente de ajo entero o incluso añadirle un poco de laurel para dar a este básico un sabor extra. El tiempo de cocción adecuado debe estar entorno a los 20 minutos.

Otra de las claves a la hora de cocinar arroz blanco es la intensidad del fuego al que lo elaboramos. Para empezar lo mejor es usar el fuego alto para, una vez que rompa a hervir, bajarlo al mínimo. Así nos aseguramos que el agua no se evapore demasiado rápido y que el arroz no quede adherido a las paredes de la olla que utilicemos. Si es necesario, una vez que el agua se haya consumido del todo, podemos probar un poquito de arroz con una cuchara y, si está duro todavía, corregirlo con un poco más de agua y unos minutos más de cocción. También puedes apagar el fuego y dejar que termine por cocerse con el calor residual del cocinado.

Variaciones de la receta

Si hay algo que tiene de bueno esta receta es que se trata de un plato de aprovechamiento, por lo que no es necesario que tengas en casa todos y cada uno de sus ingredientes. Incluso hay quien prefiere otros a la hora de combinarlos en tipo ensalada con el arroz y que siguen aportando los mismos nutrientes y la misma energía.

Puedes usar sobras de algo que hayas cocinado el día anterior, como unos pimientos rojos asados, por ejemplo. Incluso puedes sustituir el salmón o los palitos de cangrejo por una lata de atún en conserva. También puedes combinar con otro tipo de pescado como las anchoas en conserva y otro tipo de ahumados como el bacalao. Fácil, rápido, sencillo. También puedes combinarlo con alguna fruta, como es el caso del arroz con piña, una variante de esta ensalada que es la mar de refrescante y saludable para los días más calurosos.

Además es un plato perfecto para poder llevarlo en un tupper y poder comer cualquier día en el trabajo.

Eneldo, el gran aliado del arroz y los ahumado

Nuestro gran aliado en esta receta y lo que nos aportará un sabor distinto a nuestro arroz con salmón ahumado y cangrejo es, sin duda, el eneldo. El eneldo es una de las plantas aromáticas más solicitadas en el mundo de la cocina, pero también cuenta con gran variedad de usos medicinales.

Es originaria de zonas como India o Irán y conocemos su uso con fines terapéuticos desde la época de los antiguos faraones, desde hace más de 3.500 años. Y es que los egipcios la utilizaban como un remedio natural para calmar el dolor, mientras que griegos y romanos la usaron como tratamiento para relajar el cuerpo. Se dice que el propio Carlo Magno mandó cultivarla de forma extensiva debido tanto a su uso medicinal como a su uso culinario.

Aunque probablemente la mayoría conoceremos esta hierba aromática transformada directamente en especia, la planta al natural puede llegar a medir hasta un metro y medio de alto, y cuenta con unas flores amarillas muy características que crecen ramificadas y separadas. Además, da un fruto de color marrón oscuro del que obtenemos sus semillas.

Estas semillas se utilizan también en muchos casos para aromatizar aceites y vinagres. Aunque es cierto que del eneldo se utiliza casi todo: desde las semillas, a las flores pasando por las hojas.

El eneldo es una de las principales fuentes de varias vitaminas, como la A, la B2 y la C, además de aceites esenciales. Durante el embarazo ayuda a la lactancia y tienes propiedades diuréticas. En la cocina es muy común usarla para marinar pescados, pero también puedes verla aderezando quesos y yogures o algunas verduras como el pepino. Su uso es muy común en gastronomías de lo más variadas, que van desde la griega hasta la sueca pasando por la de Oriente Medio.

Pero además de ser una planta muy beneficiosa para nuestro organismo también lo es para el planeta, ya que sus flores amarillas son una de las principales atracciones de las abejas para la polinización.

Ingredientes

  • 300 gramos de arroz Brillante Sabroz
  • 250 gramos de salmón ahumado
  • 8 palitos de cangrejo
  • 1 cucharada de eneldo (si es fresco mejor)
  • Agua
  • Aceite
  • Sal
  • Vinagre (podéis elegir el que más os guste, de vino o de manzana, aunque no el de Módena)

Autor

Brillante Brillante Brillante, te lo pone fácil

También te puede gustar