BrillanteRecetasRecetas con verduras y arrozEnsalada templada de bulgur y calabaza caramelizada

Ensalada templada de bulgur y calabaza caramelizada

450 cal/ración

Por Núria Bartolomé

Ingredientes

Una receta de...

Núria Bartolomé

Curiosidades sobre las calabazas

No hay nada más otoñal que una calabaza. Una fruta -sí, una fruta- que cuando aparece en las estantería viene a marcar la transición entre el fin del verano y el principio del otoño.

Pero además de eso, ¿qué sabes sobre las calabazas?

– Como bien te decíamos al principio y al contrario de lo que hayas podido pensar todo este tiempo, las calabazas no son una hortaliza o verdura, sino una fruta.

– Cada una de ellas produce alrededor de 500 pipas de calabaza. Un tentempié cargado de antioxidantes, magnesio, zinc, hierro y ácidos grasos.

– Hay alrededor de 45 tipos de calabazas y no todas ellas son comestibles.

– En el Libro Guinness de los Récords hay registrada una monstruosa calabaza que pesó nada más y nada menos que 1191,5 kilos.

– Su cultivo se remonta al año 5.000 a.C. y tiene su origen en Sudamérica, en la zona que hoy en día sería México.

¿Te has quedado con la curiosidad de por qué es la calabaza el principal símbolo de Halloween? Descúbrelo a la par que aprendes cómo hacer una deliciosa calabaza rellena de risotto de verduras.

Pela una granada en menos de un minuto

Si has dejado de comprar granadas porque te supone un esfuerzo desorbitado quitarle la cáscara para que encima después estés comiendo más piel que pepitas… ¡No more dramas! Existe una forma rápida y fácil de pelarlas que te contamos a continuación para que puedas volver a incluir este manjar en tu dieta.

Solo necesitarás un cuchillo, un bol y un instrumento con el que golpear, como una maja o una cuchara, por ejemplo.

Basta con cortar la granada en dos mitades y golpear una de ellas con la maja, de forma que todas las pepitas de la granada vayan cayendo dentro del bol, sin necesidad alguna de escarbar en el interior del fruto con una cuchara o un cuchillo. Verás como todo el fruto va cayendo por sí solo y, lo más importante, sin cáscara.

Tan solo tienes que repetir esta acción con la otra mitad para obtener todo el fruto. ¿Ves qué fácil? Ya no hay excusas para que la devuelvas a tu mesa.

Valora esta receta

Anónimo
Anónimo

Una receta de...

Núria Bartolomé

Si te ha gustado esta receta, te gustará

Artículos relacionados

Hoy en portada

arroz con leche de almendra
0,0

90

4

Arroz con leche de almendra, receta sencilla y sabrosa. Aprende a preparar este postre tradicional. ¡Haz clic aquí!