Arroz con judías verdes, pasas y soja

numero de comensales 4
tiempo de preparacion 30
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Elaboración

  • ingredientes para arroz vip
    Empezaremos nuestra receta picando el ajo y la cebolla. Una vez lo tengamos picado, ponemos aceite en una sartén y lo sofreímos durante un minuto.
    se sofríen la cebolla y el diente de ajo en la sartén
    Mientras, cortamos el tomate en dados para incorporarlo al sofrito junto con las judías verdes y los guisantes. Ponemos sal a los ingredientes en la sartén y lo sofreímos todo junto.
    incorporar las judíasañadir el tomate cortado a daditos
    Cuando el tomate esté blandito ya podemos echar en la sartén las pasas de corinto. Las pasas darán a este plato un toquecito dulzón muy sabroso. Añadimos también la salsa de soja y removemos todo. Cuando esté listo, reservamos aparte.
    añadimos las pasasincorporamos la salsa de soja a la sartén
    Por otro lado, en una cazuela, hacemos arroz Brillante Sabroz. Echamos el arroz junto con agua abundante y sal y esperamos alrededor de unos 20 minutos para que el arroz esté cocido. Si es necesario, puedes colarlo para eliminar el agua que no se haya evaporado o absorbido.olla cociendo arroz
    Recuerda que la salsa de soja ya tiene bastante sal de por sí, así que quizás no es necesario salar el arroz tanto como lo haríamos en otra receta. Mejor ve echando poquito y que así puedas corregirlo si es necesario.

    Cuando ya tengamos listo tanto el arroz como el sofrito, lo mezclamos todo y ya estará listo para servir. Tendrás un plato súper sabroso, completo y nutritivo apto para todas las dietas, incluso las vegetarianas y veganas.añadir el arroz cocido

La salsa de soja, un ingrediente con mucho sabor

¿Sabías que hay varios tipos de salsa de soja? Las distintas variedades de salsa de soja se dividen según sea su concentración en soja, propiamente dicho. Además, cada una de ellas tiene sus usos preferentes. Para esta receta de arroz, por ejemplo, nos viene muy bien la salsa de soja clara, llamada usukuchi shoyu, que se usa sobre todo para guisos y sopas, teniendo en cuenta que su concentración de soja no es demasiado elevada.

Tampoco queda mal la salsa de soja oscura, que es la que encontramos habitualmente en supermercados. Esta salsa se suele utilizar para hacer recetas teriyaki y también para acompañar al sushi. Tiene bastante cantidad de soja en su receta.

Por el contrario, también encontramos la salsa de soja blanca, que en su composición tiene más trigo que soja, por lo que resulta la más suave de todas. Sus componentes la hacen perfecta para elaborar vinagretas para ensaladas o incluso para hacer salsas agridulces.

Podemos encontrar otras dos variedades más: la salsa de soja de doble fermentación y la Tamari. La primera es una salsa bastante cara, ya que su proceso de elaboración es algo lento. Su textura es muy densa y se aleja más del toque salado de las otras salsas de soja para acercarse a un sabor más dulce. Esta salsa es ideal para combinar con sashimi.

Por otro lado, la salsa Tamari es la que más se acerca a la receta original. Y es que esta salsa proviene de una ciudad japonesa llamada Yuasa, donde comenzó a hacerse hace más de 700 años aprovechando el líquido que sobraba al elaborar el miso. Así, esta es la salsa de soja más pura, puesto que en su receta no incluye nada de trigo o, si lo hace, es en una proporción mínima.

Existen variedades que no utilizan trigo, sino harina de arroz, por lo que esta salsa también puede ser consumida por personas intolerantes al gluten. Hoy en día, sin duda, es una de las salsas más conocidas en el panorama gastronómico, que además no limita su uso solamente a platos de origen asiático.

Esta salsa de origen oriental es ideal para todo tipo de platos: desde la maceración de carne de ave hasta servida junto a pescado o como salsa en arroces o en verduras fritas. Sea como sea e incluyas este ingrediente en cualquier plato, lo cierto es que le dará a cualquier receta un sabor exótico que marcará la diferencia.

Curiosidades sobre las judías verdes

Seguro que las judías verdes no te son un alimento indiferente, ya que forma parte de nuestro imaginario culinario desde prácticamente siempre. Lo que seguro que no sabes es estas curiosidades que te vamos a contar sobre una de las verduras predilectas para acompañar el arroz.

Las judías verdes no deben comerse crudas, ya que en este estado poseen una sustancia tóxica, la faseolina. Esta sustancia se elimina mediante su cocción. Además, pueden resultar bastante indigestas si las comes sin cocinar.

Para su correcto cocinado es necesario abrir la vaina que recubre los granos y lavarlas bien. Después ya puedes cocerlas sin ningún problema. Pero ojo, no las cuezas en exceso, ya que es muy probable que así pierdan gran parte de sus nutrientes. Con entre quince y veinticinco minutos (dependiendo de la variedad) tendrás más que suficiente para deshacerte de la faseolina y hacerlas perfectamente comestibles.
Una vez que las judías verdes están cocinadas ya podemos nutrirnos de todos sus beneficios, que son muchos. Se trata de un alimento con propiedades antioxidantes, muy rico en vitamina C, que retrasa el envejecimiento celular. También por esta vitamina, junto a la A, ayuda a mantener nuestro sistema inmunológico a punto, así como cuidar de nuestra piel y de nuestros ojos.

Su contenido de vitamina K hace que nuestros huesos puedan permanecer fuertes y sanos y, además, son clave para la regulación del tránsito intestinal. Por otro lado, al tener una alta concentración en magnesio y potasio, son unas muy buenas aliadas a la hora de tener unas arterias saludables.

Las judías verdes pueden dar lugar a una numerosa variedad de platos, que van desde las míticas judías verdes con patatas y tomate frito que probablemente todos hayamos comido alguna vez en la vida, hasta uno de los ingredientes clave en las paellas, como acompañamiento a diversas carnes y también a pescados.

Pese a que es un alimento que no puede consumirse en crudo, sí que se puede comer frío una vez cocinado y puesto a enfriar. Puedes optar por ensaladas tibias a base de judías verdes, con una buena vinagreta a base de salsa de soja o un poco de salsa de mahonesa, así como incorporándola a platos tan tradicionales como la famosa ensaladilla rusa.

Y es que las judías verdes nos brindan cientos de posibilidades de darle un toque súper sano y nutritivo a prácticamente cualquier plato.

Ingredientes

  • 400 gramos de arroz Brillante Sabroz
  • 1 cebolla
  • 1 tomate
  • 1 diente de ajo
  • 250 gramos de guisantes
  • 250 gramos de judías verdes
  • 1 puñadito de pasas de Corinto
  • Aceite de oliva
  • Salsa de soja
  • Sal

Autor

Brillante Brillante Brillante, te lo pone fácil

También te puede gustar