Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra [Política de Cookies] Aceptar cookies

Elaboración

En todas las neveras suele haber un pedazo de queso rico que se nos ha puesto un poco duro y nos da pereza comérnoslo. Si lo rallas, no sólo lo aprovechas, si no que además, suele estar mucho más rico que el de sobre...dónde va a parar.

  1. En una sartén con un poco de aceite, ponemos a freír dos dientes de ajo picados, cuando empiecen a coger color añadimos tres cucharadas del tomate triturado y dejamos que se haga un par de minutos, añadiéndole un poco de sal y un poco de orégano.
  2. Agregamos el vino blanco y dejamos que se evapore el alcohol. Es el momento de añadir nuestra salsa boloñesa y remover bien.
  3. Cuando esté caliente añadimos el arroz, volvemos a mezclar bien, y lo dejamos haciéndose un par de minutos.
  4. Lo servimos en un plato, con un poco de orégano por encima, espolvoreado con queso rallado y acompañado de un glorioso huevo frito. Se te saltan las lágrimas.
Notificar un error

Ingredientes

  • 1 vasito de arroz Redondo XL
  • 1 bote de salsa boloñesa (el mío de 260 gr.)
  • 1 bote de tomate natural triturado (tumaca)
  • dos dientes de ajo
  • 1 huevo
  • 1 vasito de vino blanco
  • 1 sobre de queso rallado
  • orégano
  • sal y aceite de oliva

Información

  • 4min
  • 3 comensales